Friday, February 26, 2010

Austeridad - ¿Quién tiene razón, quién está equivocado?



Un año antes de establecer el Foro sobre Deuda y Desarrollo en 1987, escribí en la revista Alternativas, "Hoy en día probablemente no hay otra área de actividad humana que afecte más profundamente las condiciones de vida de personas en todo el mundo que el de las finanzas internacionales. Sin embargo, la formulación de políticas en este campo está en manos de un grupo increíblemente pequeño que comprende los banqueros centrales y ministros de finanzas de los países ricos, los jefes de organizaciones internacionales como el Fondo Monetario Internacional y los grandes bancos comerciales. La opinión de la gente fuera de este círculo mágico de los gestores financieros casi nunca es tomada en cuenta. Es una lástima, ya que los responsables de la política económica tienden tanto por temperamento y formación a ser más bien estrechos de miras, su pensamiento se mueve en una ranura.

En el trailer de la película The Visitor se dice que "Se puede vivir su vida y nunca se sabe quién es hasta que vea el mundo a través de los ojos de los demás." La película no es acerca de la estrechez de miras de un banquero o un ministro de finanzas, sino de la de un profesor universitario que una noche entra en su apartamento en Nueva York para descubrir una joven pareja que ha estado alquilando el lugar de un estafador. En lugar de hacerlos arrestar, el profesor se hace amigo de sus ocupantes ingenuos - un baterista de jazz de Siria y un artesana de joyas de Senegal - que luego tienen la oportunidad de enseñarle acerca de la pasión, tocar el djembe, y post-9/11 políticas de inmigración. Mientras el profesor lucha para prevenir la deportación de uno de sus nuevos amigos, su propio mundo se abre.

La estrechez de miras es un fenómeno humano general, y no una cualidad o propensión exclusiva de los ministros de finanzas y banqueros. Y, obviamente, no todos los ministros de finanzas y banqueros son de mente estrecha. Johannes Witteveen, por ejemplo, un ex ministro de Hacienda y jefe del FMI, no es de mentalidad estrecha. Tampoco lo es Tommaso Padoa-Schioppa (ver mi post anterior), también un ex ministro de Hacienda y ex miembro del directorio del Banco Central Europeo. Tampoco lo es Andrew Sheng, otro ex banquero central que forma parte de la Red FONDAD (véase, por sus puntos de vista muchos de mis posts anteriores en este blog).

Hace unos días vi un vídeo de dibujos animados que explica la crisis actual en términos sencillos. Es un poco rápido, y es posible que les guste, o no les guste. La explicación se basa en una conferencia dada por un profesor universitario real (en vez del profesor actuando en The Visitor), David Harvey, quien también les guste o no les guste. Pero la cuestión es que este video, y la conferencia en la que se basa, muestran por un lado el intento de aclarar cosas que parecen ser demasiado complicadas para los no expertos, y por otro, el intento o la tendencia de presentar explicaciones como si fueran "realidades".

Esto me lleva al tema de este post: ¿A quién debemos creer, a los que predican la austeridad como un ingrediente clave para la gestión de la crisis, o a los que critican la austeridad como el remedio?

Austeridad fue durante mucho tiempo una palabra tabú en Francia, pero incluso allí ahora es elevada a "sabiduría" oficial. Así que ahora tenemos gobernantes promoviendo políticas de ajuste en los países ricos, a excepción de Estados Unidos, diciendo que la austeridad es urgente e inevitable, mientras que algunos economistas critican la austeridad diciendo que es una tontería aplicarla ahora porque crea, y no resuelve los problemas. Los críticos incluyen a Paul Krugman (vivimos en un mundo dominado por académicos y financieros de los Estados Unidos, en el que las palabras de Krugman se repiten a diario en casi todos los rincones del mundo), Joe Stiglitz (la misma historia), Martin Wolf (menos conocido, con excepción de los lectores del Financial Times), y Robert Skidelsky (quien lo conoce?) - por nombrar algunos de los críticos.

No repetiré ni trataré de resumir los debates sobre la austeridad que se están llevando a cabo, pero me centraré en uno de los elementos cruciales: ¿quién tiene razón, quién está equivocado?

La respuesta a esa pregunta depende de lo que uno cree, o depende de lo que usted piensa qué es la relación causal entre, por ejemplo, la austeridad y ganar la confianza de los mercados financieros, o entre la austeridad y abordar el problema de la deuda fiscal, o entre la austeridad y la la reanudación del crecimiento. O entre la austeridad y la reducción del desempleo, o cualquier otro tipo de relación que se pueda imaginar.

¿Pueden estas "relaciones causales" ser establecidas de forma inequívoca? No lo creo. Hay otros factores, otras variables, en el juego. Es difícil aislar cualquiera y cada uno de estos factores o variables - esta es la realidad que los economistas (y otros) están tratando. Por otra parte, esta "realidad" es sensible a las creencias humanas, las prácticas, las rutinas, las relaciones de poder, la dinámica del poder, las doctrinas económicas, las ideologías políticas y económicas, los grupos de interés, la intervención de gobiernos y mercados (tanto los gobiernos como los mercados están determinados por la acción humana) y cualquier otra cosa que se tiene en la economía mundial.

Si no podemos establecer relaciones causales de manera inequívoca, ¿qué hacemos? Para repetir mi pregunta: ¿A quién debemos creer, los que predican la austeridad como un ingrediente clave para la gestión de la crisis, o los que critican la austeridad?

Me temo que no podemos hacer otra cosa que buscar las respuestas más convincentes o más desafiantes mediante la exploración de la realidad dada, o imaginando una realidad diferente. Para ello, es necesaria una actitud de "ver el mundo a través de los ojos de los demás."

Tal empatía y apertura de espíritu (y curiosidad) ayudaría a comprender mejor la "realidad económica" en que estamos viviendo. Obviamente, la empatía que se necesita es con los necesitados y no con los codiciosos.

En el artículo de 1987 en "Alternativas" mencionado anteriormente, he citado a Robert Triffin diciendo que "la economía es algo demasiado serio como para dejarlo en manos de los economistas." Sigo creyendo que las condiciones de vida de gentes en todo el mundo son demasiado importantes para ser determinadas exclusiva o principalmente por los gobernantes de las políticas financieras.

Por otra parte, como lo expliqué en una conferencia sobre Robert Triffin el año pasado, sigo creyendo que una reforma fundamental del sistema monetario internacional es necesaria para resolver la crisis en lugar de limitarse a su gestión. Desgraciadamente el debate sobre la necesidad de la reforma es mucho menos visible que el debate sobre la austeridad. Jane D'Arista y Korkut Erturk han escrito recientemente un artículo muy bueno sobre la necesidad y la manera de reformar el sistema monetario internacional que se puede leer haciendo clic aquí.

PS1: Pinchando los enlaces salen textos en un mal castellano que, de origen, son en inglés. En el texto original de este post (en inglés), que se puede ver en la entrada más arriba, o pinchando aquí, los enlaces dan acceso a los textos originales en inglés.

PS2: Este post no es del 26 de febrero sino del 23 de julio 2010. Lo publiqué en un viejo post borrador.

4 comments:

Isabel said...

Me alegro de poder leer este texto. No domino el inglés. Me ha sorprendido encontrar el video de la peli que puse en mi blog y me alegra.

Es muy interesante el tema, giovanni, por mi parte te diré que "austeridad" es una palabra evitada, yo diría que no sólo en el sur, con la filosofía del vivir día a día, sino porque alude a otros tiempos algo negros.
Reconozco que yo misma, siendo austera por naturaleza, la he evitado a veces. He empleado "administrar" de administrar recursos y economizar porque todo se agota.
Hace bastantes años creamos dos asociaciones ecologistas, en la primera abandonamos, porque precisamente con esa "estrechez de miras" no se podía trabajar minimamente.

No ver más allá es algo muy común, yo antes creía que tenía que ver con la formación de la persona pero la experiencia, al conocer a otras bien formadas pensando así y los acontecimientos, nos demuestran que es una manera de ver.

¿Por qué? si analizas, al final siempre es miedo y las ideas inculcadas sobre todo por la religión y los gobiernos, es más facil manejar a los demás de este modo.
Y ahora, con la crisis, parece que han descubierto la pólvora cuando lo que tenían que hacer es precticar la honradez que es otro valor totalente extinguido.

Puede que más adelante, para evitar alguna ecatombe, creada por ellos mismos, tengan que escuchar "la opinión de la gente de fuera del círculo".
¡Ójala!
Un abrazo.

Elvira said...

Muy interesante y el comentario de Isabel también.

Te dejo unas pequeñas correcciones (me salió el lado profesora), aunque has hecho un gran trabajo:

que afectE más profundamente

casi nunca es tomadA en cuenta

a ser más bien estrechOS de miras

que ha alquilado el lugar a un estafador

ocupantes ingenuos

un batería de jazz de Siria

¿A quién debemos creer, A los que predican la austeridad.... o A los que critican la austeridad...?

diciendo que es una tontería aplicarla ahora (he quitado el de)

Un abrazo

jan joost said...

Elvira, no me vas a creer pero no fui yo quien hizo la traducción sino Google!! Solo cambié un par de cositas por no ser entendible o mala la traducción automática. De tus correcciones he aplicado todas menos 'alquilado el lugar a un estafador' (porque el estafador es quien ha arrendado el apto, y 'un batería de jazz de Siria' (porque pienso que la persona que toca la batería no es un batería sino baterista... o no existe esa palabra).

Es bien sorprendente la calidad de la traducción automática, no crees? Nunca antes he visto una traducción automática de tan alta calidad.

Un abrazo

jan joost said...

Isabel, soy también austero de naturaleza y, además, he promovido muchos años (más que dos décadas) que los EEUU tienen que limitar sus déficit (en balanza de pagos sobre todo, para que es necesario una reforma fundamental del sistema monetario internacional), que se ajuste el país más rico y más endeudado del mundo!! Además, creo que los países europeos (y otros) no deben endeudarse demasiado... Pero otra cosa es si convenga ajustar ahora y de qué manera. Hay más que una sola receta. Volveré al tema en un futuro post.

Este post ha servido más que todo para abrir espacio a un diálogo abierto.

Estoy de acuerdo contigo: Ojalá tengan que escuchar "la opinión de la gente de fuera del círculo". Que se mete esa gente en el debate! Que vuelva el debate político serio sobre la economía!

Muchas gracias por tu comentario.

Un abrazo